¿Está la industria de la automoción a tiempo de cumplir sus objetivos de sostenibilidad?

Publish date:

  • El nivel actual de madurez de las iniciativas en toda la industria no es suficiente para reducir de forma considerable las emisiones que cumplan los objetivos del Acuerdo de París.
  • La inversión[1] en iniciativas de sostenibilidad está disminuyendo -desde el 1,22% de los ingresos anuales de media en 2019 hasta el 0,85% en 2022- y se espera que se mantenga en un nivel similar, en el 0,86% de los ingresos anuales para 2026.
  • Los proveedores invierten una mayor parte de sus ingresos (0,93%) por año en sostenibilidad más que sus homólogos fabricantes de equipos originales (0,79%).
  • Un pequeño grupo de organizaciones con altos niveles de implementación para las principales iniciativas de sostenibilidad, ya han logrado una mejora del 9%, en promedio, en sus emisiones desde 2018, en comparación con el 5% del resto de la industria.

 

Madrid, 17 de octubre de 2022 – Los niveles de implementación de las principales iniciativas de sostenibilidad[2]  han mejorado solo ligeramente, o incluso se han reducido en algunas áreas, desde 2019, según se extrae del último informe del Instituto de Investigación Capgemini, “Sostenibilidad en el sector de la automoción: de la ambición a la acción“. Los desafíos recientes, como la escasez continua de chips y los problemas en la cadena de suministro, han obligado a las empresas de automoción a reorientar sus prioridades.

Según el informe, directivas como el Pacto Verde Europeo y el Acuerdo de París están empujando a la industria del automóvil a buscar soluciones más sostenibles para cumplir los objetivos de neutralidad en carbono. Una gran mayoría (70%) de la industria de la automoción se centra en la reducción global de las emisiones en toda la cadena de valor, incluidas las emisiones de alcance 1, 2 y 3[3], desde el abastecimiento hasta los procesos de fin de vida útil. Dos tercios (64%) de las organizaciones automotrices espera lograr una reducción de las emisiones de carbono para 2040, y el 57% está yendo más allá del cumplimiento de las normas ESG para hacer de la sostenibilidad un motor clave del negocio. Sin embargo, desde 2018, la industria automotriz ha reducido las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) solo en un 5%, y se espera una reducción adicional del 19% para 2030. Al ritmo actual, las organizaciones del sector del automóvil no están en condiciones de cumplir el objetivo general de cero emisiones netas para 2050 según el Acuerdo de París.

El informe concluye que sólo un pequeño grupo de organizaciones (menos del 10%) está mostrando el camino hacia una industria automovilística sostenible. Informan que esperan reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en un 35% para 2030 (en comparación con una reducción media prevista del 19% en toda la industria del automóvil). Al mismo tiempo, se espera que su eficiencia operativa mejore en un 22% hasta 2026 (en comparación con el 16% del resto de organizaciones en el mismo periodo) como resultado directo de sus iniciativas de sostenibilidad que muestran una mejoría de la transparencia en toda la cadena de valor. También disfrutan de un mayor impulso de “marca” como empresarios para atraer talento debido a sus recientes iniciativas en sostenibilidad (18% frente al 10% del resto).

El despliegue de las iniciativas ha mejorado sólo en algunas áreas de interés

Las organizaciones automovilísticas se están enfocando en la reducción de las emisiones y dan prioridad a las iniciativas sobre las que tienen control e influencia directos, como la fabricación y la descarbonización de las flotas de vehículos. El informe concluye que el despliegue de iniciativas en la cadena de suministro sostenible ha aumentado del 42% en 2019 al 57% en 2022, y el abastecimiento responsable de metales ha aumentado del 33% al 44% en el mismo período.

Sin embargo, el informe muestra un descenso en la implementación de iniciativas de economía circular. Aunque el 73% de las organizaciones está de acuerdo en que la contribución a una economía circular es una necesidad para alcanzar sus objetivos financieros y competitivos a largo plazo, solo el 53% cuenta con una estrategia de economía circular y menos de la mitad (45%) se adhiere actualmente a los principios de circularidad a lo largo de su cadena de valor.

La transición a los vehículos eléctricos sigue siendo compleja y representa sólo una parte de la solución

La demanda en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero ha empujado aún más a las organizaciones automovilísticas a centrar sus esfuerzos en los vehículos eléctricos (VE). Para impulsar este impacto a lo largo de la vida útil de un vehículo eléctrico, es esencial que los fabricantes de equipos originales (OEM) garanticen la circularidad de la producción y consideren el proceso de fin de vida útil de las baterías de los vehículos eléctricos en toda la cadena de valor. Menos de la mitad (41%) de los ejecutivos encuestados señala que su organización tiene una iniciativa de sostenibilidad dedicada al final de la vida útil de las baterías; esta cifra se reduce al 28% en el caso de las baterías de segunda vida. A pesar del aumento en las ventas de vehículos eléctricos, los clientes aún son reacios a cambiarse a la electricidad debido a la inquietud que les provoca la autonomía y a los costes de recarga, y encuentran más atractiva la facilidad de disponibilidad de las piezas de repuesto y las opciones de servicio de los vehículos de combustión interna (ICE). El aumento de los costes de la red energética y los complicados métodos de recarga están frenando el progreso y su adopción.

La falta de indicadores clave de rendimiento provoca el estancamiento en la implementación

El informe recoge que la escasa integración de los indicadores clave de rendimiento de la sostenibilidad en las actividades cotidianas y la gestión del desempeño están provocando el estancamiento en la implementación: el 73% de los ejecutivos está de acuerdo en que la adopción de prácticas de sostenibilidad en sus actividades y procesos cotidianos ha aumentado sólo parcialmente o se ha mantenido igual en los últimos 2-3 años. Sólo el 10% de las organizaciones ha alineado los objetivos de rendimiento con los objetivos clave de sostenibilidad para los empleados no directivos. La dificultad para recopilar, gestionar y analizar los datos de sostenibilidad es también uno de los principales retos: sólo el 12% de los ejecutivos afirma actualmente que su organización cuenta con un despliegue completo de una plataforma para medir, supervisar e informar sobre iniciativas de sostenibilidad.

Sin embargo, el informe concluye que la responsabilidad de toda la organización es imprescindible para definir los objetivos y compartir los avances en las iniciativas de sostenibilidad. A medida que las partes interesadas examinan con lupa el cumplimiento de las normas ESG, es necesario cuantificar los datos de toda la cadena de suministro para mostrar la transparencia y proporcionar una base de referencia para definir los indicadores clave de rendimiento empresarial.

Integrar la sostenibilidad en el modelo de negocio

A medida que las normativas se vuelven más estrictas y aumentan las expectativas de los consumidores y de la sociedad, las organizaciones automovilísticas deben ser realistas con los niveles de inversión actuales y previstos. El sector de la automoción está preparado para entrar en una década crucial, ya que está cambiando su cartera de productos, de los vehículos de combustión interna a los eléctricos. Si bien las organizaciones líderes se han posicionado adecuadamente para este cambio, es necesario un enfoque más holístico que abarque los nuevos procesos, las personas y el planeta.

La industria del automóvil se adentra en una década crucial definida en gran medida por su capacidad para pasar a ser totalmente eléctrica. Pero mientras la sostenibilidad se acredita como una prioridad máxima, la industria en su conjunto se está quedando atrás. Las organizaciones automovilísticas deben pensar de forma práctica en su enfoque de sostenibilidad si quieren alcanzar los objetivos establecidos en el Acuerdo de París de 2050. Esto incluye un importante y renovado compromiso con la economía circular que se centra en el ciclo de vida completo del vehículo, así como la inclusión de las emisiones de alcance 3″, afirma Alexandre Audoin, Responsable Global del sector Automoción de Capgemini. “La rendición de cuentas es imprescindible para definir los objetivos y KPI en toda la organización y progresar con respecto a estos objetivos“.

Para más información o para descargar el informe, visite: enlace al informe. 

 

Metodología

El Instituto de Investigación Capgemini encuestó a 1.080 ejecutivos senior de grandes organizaciones, entre las que se encuentran fabricantes de equipos originales de automóviles con más de mil millones de dólares de ingresos anuales, proveedores de automóviles y fabricantes de vehículos eléctricos, en 9 países, entre julio y agosto de 2022. Las áreas de interés de los ejecutivos abarcan la estrategia corporativa, la estrategia de producto, la planificación, las finanzas, la cadena de suministro, la sostenibilidad, la posventa, los servicios de movilidad, las ventas y el marketing, la fabricación y la producción, las operaciones, la informática, la ingeniería, la I+D y el diseño. Los encuestados tenían un nivel de director o superior, responsables de la estrategia de sostenibilidad, las iniciativas, la gobernanza y las inversiones de las organizaciones automovilísticas, así como de los beneficios y resultados de las mismas. Además, se realizaron 20 entrevistas en profundidad con altos ejecutivos y expertos del sector.

Acerca de Capgemini

Capgemini es un líder mundial que acompaña a las empresas para transformar y gestionar su negocio aprovechando el poder de la tecnología. El Grupo se guía cada día por su propósito de liberar la energía humana a través de la tecnología para construir un futuro inclusivo y sostenible. Es una organización responsable y diversa que cuenta con más de 350.000 profesionales en más de 50 países. Con una sólida trayectoria de 55 años y su gran conocimiento sectorial, Capgemini es reconocida por sus clientes por la capacidad de respuesta a las necesidades de su negocio, desde la estrategia y el diseño hasta la gestión de operaciones, todo ello impulsado por la innovación en áreas como el Cloud, los datos, la IA, la conectividad, el software y las plataformas y entornos digitales.

En 2021, el Grupo registró unos ingresos globales de 18.000 millones de euros.

Get The Future You Want |  www.capgemini.com/es-es/

Acerca del Instituto de Investigación Capgemini

El Instituto de Investigación Capgemini es el grupo de expertos interno de Capgemini sobre todo lo digital. El Instituto publica investigaciones sobre el impacto de las tecnologías digitales en las grandes empresas tradicionales. El equipo se basa en la red mundial de expertos de Capgemini y trabaja en estrecha colaboración con socios académicos y tecnológicos. El Instituto cuenta con centros de investigación dedicados en India, Singapur, Reino Unido y Estados Unidos. Recientemente, ocupó el puesto número 1 en el mundo por la calidad de sus investigaciones realizadas por analistas independientes.

Visítanos en https://www.worldreports.capgemini.com/

 

[1] La inversión en iniciativas de sostenibilidad se define como la inversión en tecnología, procesos y habilidades para alcanzar los objetivos de sostenibilidad de la organización, sin incluir las grandes inversiones de capex que las organizaciones de automoción realizan en I+D/fabricación de vehículos eléctricos, entre otras.

[2] La sostenibilidad en la industria del automóvil implica una visión global de las operaciones, procesos, productos y servicios respetuosos con el planeta y con el ser humano. Esto incluye una serie de elementos que van desde la “I+D y el desarrollo de productos sostenibles” hasta la “TI sostenible” y abarcan toda la cadena de valor de la automoción, desde la I+D hasta los servicios de movilidad. A efectos de esta investigación, el Instituto de Investigación Capgemini se ha centrado en el aspecto de la sostenibilidad medioambiental de los tres aspectos “ESG”.

[3] Las emisiones de gases de efecto invernadero de alcance 1 son las emisiones directas liberadas a la atmósfera por fuentes propias o controladas. Las emisiones de alcance 3 son emisiones indirectas de gases de efecto invernadero distintas de las de alcance 2 que se generan en la economía en general. Se producen como resultado de las actividades de una entidad, pero a partir de fuentes que no son propiedad ni están controladas por la empresa de esa entidad. Algunos ejemplos son la extracción y producción de materiales comprados, el transporte de combustibles comprados, el uso de productos y servicios vendidos. El Alcance 3 también incluye las emisiones asociadas a la eliminación de residuos sólidos y al tratamiento de aguas residuales contratados. Algunas emisiones de alcance 3 también pueden ser el resultado de las pérdidas de transporte y distribución (T&D) asociadas a la electricidad adquirida.

 

Nota de prensa

Tamaño de archivo File type: PDF

Infographic

Tamaño de archivo File type: PDF