Transformar prácticas de control de calidad, indispensable para aumentar la competitividad de las empresas

Publish date:

Cuando se habla de transformación digital lo primero que viene a la mente es mejoría en la calidad, tiempo, reducción de costos y eficacia de procesos de TI.

Justamente esos son los principales objetivos por lo que una compañía enfrenta el reto de transformarse. Sin embargo, esta decisión no está exenta de riesgos los cuales debemos mantener bajo la lupa para asegurar el resultado esperado, por lo que siempre es recomendable incluir pruebas continuas que aseguren el desempeño de las soluciones y la competitividad de las compañías.

 Los servicios de testing, entendidas como las pruebas de validación y verificación4 de software tanto para una sola aplicación como para todo el ecosistema aplicativo de una organización, se construyen sobre cuatro pilares esenciales: el modelo de ciclo de vida, la organización, la infraestructura y los procesos y las técnicas. Su importancia recae en múltiples aspectos para la operación del negocio, desde asegurar el desempeño de las aplicaciones hasta mitigar posibles riesgos de operación y seguridad.

 De acuerdo con un estudio realizado a 500 ejecutivos de TI de alto nivel se detectó que la integración de herramientas de prueba y automatización permite reducir el tiempo del ciclo de desarrollo hasta en un 40%, mejorar el tiempo de comercialización y aumentar significativamente el tiempo de actividad del entorno

Hoy en día, las empresas no pueden realizar pruebas continuas sin implementar una estrategia de automatización. Sin embargo, lograrlo requiere una inversión considerable en tiempo y esfuerzo, ya que su éxito depende del seguimiento de buenas practicas que incluyan modularidad, reusabilidad, cumplimiento de reglas (incluyendo el correcto seguimiento del testing Agile), herramientas apropiadas (que integren un ambiente de prueba y conjuntos de datos), pruebas basadas en modelos (MBT) y soluciones derivadas de la Inteligencia Artificial como Cognitive QA[1]. En suma, se necesita la perfección de la calidad del proceso, la cual, si bien depende de muchos factores, recae en gran medida en el componente humano.

Por ello, no es de extrañar que los niveles de automatización en las empresas aún estén lejos del ideal, pues se calcula que la proporción de casos de prueba de rendimiento funcionales que están automatizados es sólo del 24%, cifra que desciende a 22% en pruebas en sprint[2]. Lo cierto es que la transición a la automatización por parte de las empresas debe ser más rápida y completa si se quiere tener una mejor respuesta a los clientes y mantener una alta competitividad en el mercado.

Este cambio en las prácticas de aseguramiento e ingeniería de calidad está contribuyendo a la evolución de los roles de los expertos y la transformación del todo el proceso de TI, especialmente los desarrolladores, evaluadores y el usuario mismo, quienes ahora adquieren una posición más relevante al colaborar con la transformación del negocio y participar en la configuración de la experiencia del usuario. Lo anterior enmarca una nueva necesidad para las empresas que implica la creación de equipos interdisciplinarios, donde cada miembro cuente con conocimientos holísticos (es decir, basados en una integración total del proceso)[3].

Es fundamental que, para lograr una transformación digital, las empresas consideren la automatización de los procesos y transformación de los ciclos de vida estandarizados para lograr pruebas continuas. De igual forma, es recomendable provocar un cambio a nivel interno que incluya capacitación a los expertos a través de entrenamientos y colaboración que ponderen no sólo los conocimientos técnicos sino el valor agregado que los colaboradores ofrecen a través de su experiencia en el negocio.

 

 

Raúl Olmos es Testing Leader de Capgemini México, empresa líder global en consultoría, servicios de tecnología, y transformación digital e ingeniería de calidad, Capgemini está a la cabeza de la innovación para enfrentar las oportunidades de sus clientes en el cambiante mundo de la nube, digital y plataformas.

 

 

 

 

[1] Perfeccionando el Testing Continuo, URL: https://www.capgemini.com/mx-es/2019/03/perfeccionando-el-testing-continuo/

[2] Continuous Testing 101: What CIOs need to know, URL: https://www.capgemini.com/wp-content/uploads/2019/03/Continuous-Testing-101-What-CIOs-need-to-know.pdf

 

[3] Reporte de Testing Continuo 2019, URL: https://www.capgemini.com/mx-es/news/reporte-de-testing-continuo-2019/

4 La distinción entre los dos términos tiene que ver en gran medida con el papel de las especificaciones. La validación es el proceso de verificar si la especificación captura las necesidades del cliente, mientras que la verificación es el proceso de verificar que el software cumple con la especificación.

 

Post relacionados

Liderazgo con inteligencia emocional, necesario para el trabajo remoto

Date icon mayo 28, 2020

El trabajo remoto es una práctica muy útil que brinda beneficios tanto a empleados como...

¿Nos falta una fase de implementación para SAP S/4HANA®?

David Lowson
Date icon mayo 28, 2020

A través de los muchos años de implementación del ERP, ha habido un lenguaje común que todos...

El día después: Reinvención de la logística

Date icon mayo 21, 2020

COVID-19 es una amenaza sin precedentes para nuestras organizaciones y territorios. No conoce...

cookies.

Al continuar navegando en este sitio, acepta el uso de cookies

Para más información y para cambiar la configuración de las cookies en tu ordenador, por favor lee nuestra política de privacidad

Cerrar

Cerrar información de cookies