Cuando está a punto de cumplirse
la fecha límite para una mayor apertura de los mercados,
la tercera Encuesta Anual Global del Sector de Utilities de
Capgemini muestra claramente que se debe poner mayor atención
de forma inmediata en los procesos y los sistemas del mercado
energético para asegurarse de que sean tan robustos como
sea posible para que aseguren que los mercados funcionan eficaz
y eficientemente.

Las personas encuestadas – 130 altos ejecutivos de empresas
de Utilities de todo el mundo, entre ellos directivos de ocho
de las compañías líderes españolas
– destacaron varias áreas problemáticas clave
que podrían obstaculizar el correcto funcionamiento
de mercados realmente abiertos: los procesos de traspaso de
clientes entre comercializadores, la captura e intercambio
de datos de lecturas, la implantación de sistemas de
gestión de perfiles de carga (en caso de falta de disponibilidad
de registros de medición por intervalos) y el balance
y conciliación total de estos datos de consumo.

La crítica en particular se centró en el proceso
de traspaso de clientes (switching), considerando que está
lejos de poder resolver las necesidades de un mercado abierto.
El 40% de las respuestas eran críticas con la fiabilidad
y velocidad del proceso de switching, mientras que un 50%
eran críticas con el coste de este proceso.

La calidad de los datos de clientes también supone
una preocupación importante en algunos mercados, y
la carencia de responsabilidad o de incentivos para mejorar
los datos sigue siendo un importante desafío a superar.
Esto se ve agravado por la fragmentación de roles como
resultado de los complejos diseños regulatorios del
mercado.

Los encuestados señalaron la necesidad de sistemas
de información de clientes (hubs), que proporcionen
repositorios de datos centralizados, procesos simplificados
y automatizados y un coste más bajo de las transacciones
de traspaso de clientes.

Dos tercios de las respuestas indicaron que la competencia
en comercialización ha tenido un importante impacto
en precios y casi la mitad apreciaron un impacto importante
en los niveles de servicio a clientes. Para resolver estos
desafíos, el sector de Utilities tiene que modificar
su modelo de negocio como TXU ha hecho recientemente en Norteamérica
creando conjuntamente con Capgemini una nueva compañía
de servicios de negocio para utilities permitiéndoles
mejorar su servicio al cliente y aumentar su eficacia operacional.

La seguridad del suministro es también una preocupación
creciente para las compañías eléctricas
y gasistas. Los apagones del verano pasado en varios países
europeos supusieron una llamada de alarma sobre la potencial
escasez de electricidad a medio plazo. Sin embargo, la encuesta
destaca la falta de claridad con respecto a la responsabilidad
de asegurar el suministro de electricidad. Por ejemplo, el
55% de respuestas de generadores dijeron que no estaba claro
quién tenía responsabilidad de decisión
sobre nuevas necesidades de inversión en capacidades
de generación.

Colette Lewiner, responsable global de Energy, Utilities
and Chemicals de Capgemini comentó: “La liberalización
no es por sí misma una política energética
completa, y los mercados solamente proporcionan señales
de precio a corto plazo que no son adecuadas para tomar decisiones
sobre inversiones a largo plazo. Por otra parte, el entorno
para invertir en las nuevas plantas de generación necesarias
sigue siendo complejo y difícil, con mucha incertidumbre
sobre las reglas del mercado y la legislación medioambiental.
Aún teniendo las autoridades políticas en Europa
constancia de estos temas críticos, no hay todavía
una visión clara de las soluciones”
.

Otros resultados del informe demuestran que:

  • Las preocupaciones medioambientales están llegando
    a ser todavía más importantes. La obligación
    con respecto a objetivos en energías renovables está
    motivando el crecimiento de la electricidad verde, que así
    mismo, está impactando en la gestión de la red
    eléctrica. El compromiso con los acuerdos de Kyoto
    también está afectando al valor de los activos
    y a las decisiones sobre inversiones, particularmente a partir
    de que los EU Emission Trading Schemes entren en vigor el
    1 de Enero de 2005.
  • Los encuestados sentían que
    el mercado de Utilities eléctricas y gasistas sigue
    siendo terreno del antiguo titular. Casi un
    85% de respuestas indican que ha habido menos nuevos entrantes
    de los esperados, con muchos comentarios centrándose
    en dos temas comunes: las ventajas de los anteriores dominantes
    en los mercados competitivos &(relaciones
    históricas, escala y conocimiento del mercado) y la
    importancia de los riesgos por la compra de energía
    al por mayor en mercados volátiles.
    Una visión común de la estructura futura de
    la industria es que se integrará sectorial y oligopolísticamente.
    Casi un 60% de las respuestas predecían un modelo de
    cuatro a seis grandes comercializadores en sus
    mercados en apenas el transcurso de dos años, de los
    que casi todos se integrarían verticalmente. Con una
    perspectiva más lejana, se
    espera que la tendencia hacia la concentración continúe,
    y casi un 30% de respuestas predicen
    tres o menos por mercado regional en apenas cinco años.

En general, la confianza en la liberalización permanece
sin cambios y positiva, sin peticiones de que la liberalización
se revierta. Los temas comunes entre los encuestados que siguen
siendo menos positivos sobre la liberalización se centran
alrededor de las expectativas no cubiertas (que principalmente
son que no han bajado los precios); la frustración
sobre el ritmo de cambio y el malestar con los enfoques regulatorios,
con un encuestado que comentaba que “La desregulación
es una ficción – ahora tenemos mucha más regulación”.
De los que eran “más positivos”, los comentarios
favorables se hacían por la evidencia cada vez mayor
de que los mercados mayoristas comenzaban a funcionar, con
capacidad adicional disponible por el aumento de precios.

Carles Sirera, Vice President de Capgemini y responsable
del Sector Utilities, asegura que “los acontecimientos
de 2003 ha reanimado las preocupaciones por la liberalización,
sus desafíos y ventajas. El estudio de este año
demuestra que hay aspectos importantes a considerar para resolver
los problemas de suministro y asegurar la sostenibilidad de
los mercados liberalizados. Sin embargo, el sector no tiene
ninguna duda de que la liberalización está aquí
y se va a quedar, ni uno de los encuestados sugirió
que el proceso de liberalización debería invertirse
y todos continúan siendo optimistas sobre la perspectiva
del sector según nos vamos acercando a la apertura
total”

Metodología del estudio

El estudio de Capgemini está basado en entrevistas
directas con ejecutivos senior del sector utilities en el
último trimestre de 2003 y primero de 2004. Se han
realizado 130 entrevistas en más de 100 compañías
de 20 países de Europa Occidental, Norteamérica
y Asia Pacifico.

El informe cubre compañías que intervienen en
toda la cadena de valor tanto en electricidad como en gas,
incluyendo las compañías integradas verticalmente
como las multinacionales. También se ha contado con
la opinión de reguladores del sector.