FinOps, por qué adoptar esta nueva práctica permite ahorrar costes en el almacenamiento Cloud

Publish date:

Actualmente nos encontramos en un momento clave en el que las plataformas de datos se están migrando al Cloud o se desarrollan de forma nativa en ella. En el caso de la adopción acelerada del Cloud en aras de la agilidad y la flexibilidad está impulsando un fuerte crecimiento en modelos muy fluctuantes.

El seguimiento tradicional de los costes en los sistemas convencionales es complejo y poco predictivo, por lo que muchas organizaciones han iniciado sus viajes de transformación en el Cloud con el objetivo de paliar estas limitaciones. Para la empresa centrada en los datos, su inmenso potencial hace que el Cloud sea prácticamente inevitable, pero muchas de ellas no consiguen estructurar un enfoque real de gestión monetario.

En el Cloud, las plataformas de datos no están limitadas en volumen o potencia de cálculo. Se encuentran en constante innovación y, además, permiten ampliar el uso de los datos dentro de la organización teniendo en cuenta diferentes actores. Pero si las posibilidades son ilimitadas, también lo son los costes. Esto es lo que ha llevado a que ciertas empresas hayan construido de forma imprudente infraestructuras de datos en el Cloud sin tener en cuenta todas las especificidades derivadas su precio. De hecho, los costes resultantes del almacenamiento en el Cloud son un problema en alza, ya que el 30% del gasto en el Cloud se desperdicia y para el 80% de los CIOs su inversión en Cloud va por detrás de las expectativas iniciales en cuanto a beneficios empresariales1.

Entonces ¿cómo se puede tener una visión exhaustiva del consumo y garantizar que todos los equipos dentro de una organización hagan un uso óptimo de los entornos en el Cloud? Aquí es donde el enfoque FinOps adquiere gran relevancia, ya que, mediante el uso de esta práctica, permite garantizar que los entornos Cloud se utilicen de la mejor manera posible y, por tanto, aporten un valor real, debido a que integran el parámetro financiero en la ecuación del proyecto de datos. En la práctica, esto significa poner en marcha procesos que permitan la visibilidad y optimización de los costes, sin imponer restricciones drásticas a los usuarios. El objetivo es controlar los costes; utilizar el Cloud de forma que preserve la agilidad y la capacidad de innovación de la empresa, garantizando al mismo tiempo que no se produzca un consumo excesivo ni desviaciones del gasto.

El enfoque FinOps, también conocido como “gestión financiera del Cloud”, es necesario para la anticipación y este control de costes, ya que ayuda a las organizaciones a vincular la inversión en el Cloud de forma directamente proporcional a los resultados empresariales. Mediante la adopción de este nuevo modelo de operación en el Cloud, la arquitectura debe adaptarse a los usos, teniendo en cuenta el aspecto financiero (incluida la posible monetización de los datos). Se trata de un cambio total de mentalidad en las organizaciones y sus CIO, que deben abandonar sus patrones tradicionales basados en la compra de capacidad y los costes fijos.

Por lo tanto, el enfoque FinOps debe integrarse estrechamente en el proceso del proyecto desde el principio y debe ser global para adaptar la capacidad adecuada al caso de uso correcto. No es un control de gestión a posteriori, sino la inclusión en los proyectos de la nueva dimensión que impone la variabilidad de los costes de los servicios en el Cloud. Al integrar el aspecto financiero, son un acelerador, y no un freno, de la innovación y la optimización dado que preservan la flexibilidad y la capacidad de escala inherentes al Cloud, al tiempo que garantizan que los costes sigan siendo proporcionales a la creación de valor.

Partiendo de los usos, se interviene en la fase de diseño para garantizar que la arquitectura se ajusta tanto a las necesidades del negocio como a los principios tecnológicos y económicos del Cloud. Continúa con la aplicación de buenas prácticas de desarrollo, como la optimización de las consultas, y el seguimiento de los costes para reorganizarlos adecuadamente o emitir alertas en caso de desviación. Por último, el ciclo de mejora continua se completa con el análisis de estos indicadores para comprender el origen de los costes y aplicar las optimizaciones técnicas u organizativas adecuadas.

En este contexto, bien integrado en los proyectos, FinOps es un verdadero facilitador para las empresas que desean aprovechar un ecosistema de aplicaciones moderno, ágil y modular, capaz de ayudar a las organizaciones a ser cada vez más eficientes, o incluso a desarrollar nuevos negocios que no son accesibles con un sistema de información limitado a la gestión de la capacidad.

Autor:

Axel Hernández, Director South & Central Europe CoE Cloud Azure Lead

 

Post relacionados

cloud

El modelo multicloud híbrido, la palanca para la modernización de las Administraciones Públicas

José Ricardo Plá Pons
Date icon 2 Diciembre, 2022

A lo largo de la Historia, las diferentes sociedades se han enfrentado a desafíos y han...

ciberseguridad

La sinergia entre la ciberseguridad y la preponderancia de la soberanía en el Cloud

Date icon 2 Diciembre, 2022

La digitalización acelerada por parte de las compañías en los últimos años y el cambio hacia...

cloud

Modernización de aplicaciones cloud y sostenibilidad, una gran oportunidad

Date icon 28 Septiembre, 2022

El camino al Cloud introduce grandes oportunidades para acercarse a los objetivos de...