Una nueva tendencia en el mundo móvil está siendo adoptada con fuerza en los entornos corporativos de las empresas, es el BYOD, acrónimo de “Bring your own device” (Trae tu propio dispositivo).

Esta tendencia pretende regularizar, institucionalizar y dar facilidades para poner a disposición de la empresa el móvil personal, ¿quién no ha hecho esto alguna vez? Pero, sobre todo, aportar facilidades de acceso y herramientas a los empleados, a todo el mundo, sin tener que ampliar el parque móvil corporativo.

Es un modelo que está siendo muy aceptado en EEUU, y que está entrando con fuerza en Europa, y de la misma manera, poco a poco en las corporaciones españolas. 

Con el modelo BYOD, la empresa publica apps corporativas híbridas, que funcionan para las distintas tecnologías y dispositivos, para aportar funcioanlidades como reserva de viajes, tramitación de gastos, reserva de salas de reunión, petición de vacaciones, etc. Así se dan nuevas facilidades a los empleados que pueden tramitar peticiones corporativas a través de su propio móvil personal, y la empresa consigue eficiencia en las tramitaciones sin necesidad de dotar de móviles corporativos a todo el mundo.

La pieza clave de este nuevo modelo, es la seguridad de la información corporativa y personal. Regulado y salvado este punto, el campo está abierto para infinitas posibilidades de eficiencia operativa desde los propios móviles personales de los empleados.

Veremos que nos depara el futuro, pero las posibilidades técnicas y de diversidad en el mundo móvil ya permiten este modelo. Ahora se tendrán que poner en marcha las políticas corporativas específicas para esta nueva vía que permitan la seguridad completa de la información y el ajuste de costes entre ambas partes.