AutomotiveConnect: vehículos comerciales

El negocio de vehículos comerciales actualmente parece saludable, pero incluso en comparación con el resto de la industria automotriz, es un negocio altamente cíclico, con los OEM muy conscientes de que son extremadamente vulnerables a los picos y valles de la demanda.

Además de la inestabilidad del mercado, otras fuentes de interrupción incluyen el cambio regulatorio, el aumento de las expectativas de los operadores de flotas con respecto al tiempo de actividad y el aumento de la presión pública y gubernamental para reducir el impacto ambiental. El papel del distribuidor es cada vez más complejo, ya que los distribuidores (y otros terceros) desarrollan herramientas y servicios integrados que deben coexistir con los que proporcionan los OEM. Al mismo tiempo, las opciones tecnológicas disponibles para ayudar a los fabricantes de equipos originales de vehículos comerciales se están ampliando con la llegada de la conectividad de los vehículos, los macrodatos y la conducción autónoma.

La respuesta de la industria se planifica mejor en torno a las cuatro áreas de actividad:

  • Cliente conectado: coloca los requisitos de sus clientes en el centro de tu propio negocio y desarrolla los servicios necesarios para satisfacerlos.
  • Vehículo conectado: los operadores de flotas quieren conectividad para aumentar la eficiencia, reducir costos y mejorar los procesos, y una forma de administrarla.
  • Perspectivas conectadas: obtén una ventaja competitiva mediante la aplicación de análisis a los datos del cliente y del vehículo, produciendo perspectivas para habilitar las características y servicios deseados.
  • Operaciones conectadas: maximiza la agilidad en todos los aspectos de la fabricación, de modo que fortalezca la capacidad de llevar nuevos productos al mercado rápidamente y de acuerdo con las preferencias de los clientes.