Manufactura inteligente, la industria del futuro

Publish date:

La aceleración de procesos en el último año es indiscutible.

Ante esta realidad, los fabricantes necesitan mantener sus cadenas de producción y suministro alineadas al nuevo mundo digital para hacer frente a las necesidades de sus clientes y del mercado en general.

Una opción para lograrlo es la transformación hacia la manufactura digital. Pero ¿qué es y cómo alcanzarla? La manufactura digital puede ser definida como el proceso mediante el cual las empresas aprovechan las herramientas digitales para desarrollar mejores capacidades de producción que son indispensables en la economía actual. Robots, realidad aumentada, automatización de procesos, son solo algo de lo que puede lograrse.

Estamos hablando de la Industria 4.0, una transformación que ha logrado que los productores no solo mejoren sus ingresos, sino también que reduzcan el costo de producción y cualquier otro gasto indirecto, generando así una mayor ganancia para la industria. Incluso, en 2017, el 43% de los fabricantes ya tenían iniciativas de fábrica inteligentes en curso, que aumentaron aún más al 68% en 2019.

Hoy en día, muchos fabricantes, en el intento de convertirse en disruptores del mercado, se enfrentan a diversos retos para llegar a una transformación digital que los impulse a la ya conocida Industria 4.0. De hecho, solo el 33% de los procesos de producción se optimizan digitalmente en promedio en una organización de manufactura.

Una industria inteligente requiere, en primer lugar, de una estrategia, así como del análisis sobre cuál es la mejor solución. Una vez definida esa parte, se requiere de velocidad, agilidad, seguridad y una cultura adecuada ya que, si no existe la intención de utilizar la tecnología para la mejora de procesos, no podrá lograrse un cambio significativo. Y esto no significa que el aspecto humano deba ser remplazado; por el contrario, que las mentes creativas sigan impulsando la innovación dentro de la empresa, y que exista una convergencia entre el factor humando y la tecnología.

Por fortuna, diversos factores clave ayudan a generar la transformación necesaria. La inteligencia de borde, por ejemplo, hace posible no solo supervisar cada activo y parámetro del proceso, sino también construir la capacidad de decisión y la inteligencia más cerca del punto de ejecución.

Por su parte, la inteligencia artificial otorga la ventaja de poder generar información en tiempo real dentro del negocio que permite tomar decisiones rápidas y al momento. Aquí resalta la importancia de los datos, que son realmente los que pueden crear un máximo valor, pues brindan la oportunidad de identificar insights indispensables para la mejora de procesos.

La nube es otro factor elemental. Para ser un fabricante innovador hay que ser capaz de desplegar innovaciones que sean escalables, seguras, fiables y portátiles, a un ritmo rápido; y es que la transición de las redes a la nube debería ser una de las principales prioridades de los fabricantes. Para hacer realidad el verdadero potencial digital, los fabricantes deben dejar de depender de procesos anticuados y contar con un enfoque centrado en la nube que les permita aumentar la ventaja competitiva.

Sin embargo, también es importante considerar que el ritmo de adopción de la nube puede verse frenado por no definir el caso de negocio, omitir un plan claro para la transformación de la organización o no destacar con precisión los riesgos. Para evitar estos errores, se necesita de una estrategia en la nube, a través de una ruta clara que se alinee directamente con los objetivos de la empresa.

A pesar de que las iniciativas a escala son el secreto para este proceso exitoso, solo el 14% de las empresas piensa que están siendo exitosas. Proveedores como Capgemini tienen la experiencia y los conocimientos necesarios para apoyar a las organizaciones de fabricación con la modernización de la nube, desde la conectividad básica hasta los sistemas complejos y autónomos ayudándolos a llevar el proceso de manera adecuada.

Nos encontramos posicionados en la categoría de Líderes en la evaluación IDC MarketScape: Worldwide Smart Manufacturing Service Providers 2021 Vendor Assessment. Este reconocimiento pone de manifiesto las fortalezas clave de Capgemini, incluyendo nuestra habilidad para diseñar y desplegar un amplio catálogo de tecnologías, así como para identificar la ruta para la transformación digital (DX) utilizando un enfoque orientado al valor.

Armando Batalla es Vicepresidente y Director General de Capgemini Engineering North LATAM.

Con una sólida herencia de 50 años y profunda experiencia en la industria, Capgemini cuenta con la confianza de sus clientes para abordar toda la gama de sus necesidades empresariales, desde la estrategia y el diseño hasta las operaciones, impulsada por la rápida evolución y el innovador mundo de la nube, los datos, inteligencia artificial, conectividad, software, ingeniería digital y plataformas.

Post relacionados

Ingeniería digital, la nueva mina de oro de las empresas

Date icon mayo 16, 2022

La acelerada transformación digital que vivimos actualmente ha hecho que los usuarios tengan...

Servicios de transformación en la nube, la tendencia en recursos humanos.

Date icon mayo 16, 2022

Las organizaciones han tenido que adaptarse a un formato de trabajo híbrido que podría haber...