El modelo tradicional de venta de vehículos a través del concesionario está afrontando la competencia de nuevos canales de venta. El efecto es que los clientes tienen más opciones que nunca para aprender, comparar y comprar vehículos.