Mil millones de personas pasan hambre en el mundo. ¿Cómo pueden ayudar los productores de alimentos y el sector retail a solucionarlo?

El mundo produce suficiente comida para alimentar a todos los seres humanos. Sin embargo, casi mil millones de personas viven con hambre. Se estima que entre un tercio y la mitad de todos los alimentos producidos a nivel mundial se desperdicia o se pierde a lo largo de las cadenas de suministro cada año. Esta cantidad sería suficiente para alimentar al doble de personas que pasan hambre en el mundo.

¿Qué pasaría si comenzáramos a ver la pérdida y desperdicio de alimentos no solo como un problema, sino también como una oportunidad no aprovechada? Al obligarnos a pensar de manera diferente, las soluciones al desafío del desperdicio de alimentos pueden convertirse en habilitadores de cambios de políticas, desarrollo social, gobernanza ambiental e innovación comercial.

La mayor parte del desperdicio de alimentos se produce en casa

El desperdicio de alimentos tiene costes ambientales, sociales y económicos que comienzan a acumularse directamente en la granja y aumentan con cada paso hacia el consumidor. El hogar es donde se produce el mayor porcentaje de desperdicio de alimentos. Los hogares de los países económicamente desarrollados son responsables del 38% al 47% del desperdicio de alimentos de su país. Según una investigación de WRAP, un Programa de Acción de Residuos y Recursos con sede en el Reino Unido, hay 10 razones principales para el desperdicio de alimentos en el hogar.

 

En este  punto de vista, realizado por Capgemini y el Consumer Goods Forum, exploramos las causas principales del desperdicio de alimentos por parte de los consumidores. Más allá de los desafíos, el informe identifica las oportunidades que este problema revela para la industria alimentaria y el sector retail y sugiere ideas para adoptar un enfoque digital que cambiará las conductas del consumidor y contribuirá al crecimiento comercial rentable para los productores y minoristas.

Para más información sobre el informe, contacta con Kees JacobsVito Labate