Siempre ha existido un vínculo directo entre su cartera de aplicaciones y el rendimiento del negocio. Pero en la era digital, las aplicaciones impulsan más que la eficiencia operativa y la contención de costes. Impulsan la agilidad del negocio. La agilidad es la clave para sobrevivir y prosperar en la era digital. Y para aumentar la agilidad empresarial, se requiere de un enfoque más evolucionado en el Desarrollo y Mantenimiento de Aplicaciones (ADM).

Por eso que Capgemini ha creado ADMnext, uno oferta de servicios que permite a su empresa sobresalir en los fundamentos de ADM, mejorar el núcleo para crear una cultura de mejora continua, e innovar como nunca.

El resultado es una nueva capacidad que la transformación digital por sí sola no ofrece: la capacidad de evolucionar y adaptarse continuamente más rápido que sus competidores. Con ADMnext, los desarrolladores pasan más tiempo innovando. Los equipos de TI actúan como una ágil start-up. Las iniciativas empresariales se aceleran. Los costes disminuyen y las grandes empresas pueden lograr los objetivos de la transformación digital de forma mucho más rápida, más segura y con un menor coste total.