El reciente incremento de la actividad en fusiones y
adquisiciones en los mercados de la energía europeos continuará durante
el año próximo mientras que los precios de la energía sigan altos y las
compañías continúen intentando compensar las reducciones de su cuota de
mercado nacional. Esta es la conclusión clave de la última edición del
European Energy Markets Observatory de Capgemini que advierte que la
actividad de fusiones y adquisiciones tendrá como resultado un menor
número de compañías energéticas en Europa.

El Observatorio de este año contiene un análisis financiero
detallado realizado por Capgemini y la Société Générale Equity Research
de las 11 eléctricas principales en Europa. Este análisis muestra que
las compañías están en buena forma financiera y en una posición fuerte
para continuar las actividades de fusiones y adquisiciones.

Según, Colette Lewiner, líder de Sector Global de Energía, Utilities y Productos
Químicos de Capgemini: ”las
empresas más grandes, tales como E.ON y RWE, están cosechando las
ventajas de sus programas de mejora de la productividad y tienen los
fondos que necesitan para hacer adquisiciones. En general, la
rentabilidad en el sector también ha mejorado como resultado del
crecimiento en la demanda y del incremento de los precios mayoristas y
minoristas”
.

El Observatorio también encuentra que está aumentando el riesgo para
la seguridad del suministro en Europa. Se ha reducido el nivel
operativo de excedente de generación y sólo ha habido un progreso
limitado en 2004 de las inversiones en creación de interconexiones y
otras infraestructuras. Significativamente, hay una clara evidencia de
que las compañías han reducido sus inversiones de capital – el ratio de
inversión sobre la facturación se ha reducido de un 10.3% en 1998 a
menos de un 5.5% en 2004; mientras que el ratio de costes de
mantenimiento sobre la facturación ha caído desde un 10 % a un 7% en el
mismo periodo de tiempo.

Carles Sirera, Vicepresidente y responsable de Energía de Capgemini añadió: “En
el Observatorio de este año hemos analizado las consecuencias de
condiciones climatológicas severas, tales como la racha de frío de
Europa a principios de 2005, y la carencia de hidroelectricidad en
España. La seguridad de suministro se ve amenazada durante las
condiciones climatológicas extremas que pueden llevar a producir
apagones. Más específicamente, la falta de lluvia puede impactar
significativamente en el equilibrio entre oferta y demanda de energía
y, de este modo, forzar la subida de los precios mayoristas de la
energía hasta niveles no sostenibles”
.

“Existen algunas soluciones a corto plazo”, añade Lewiner. Durante los próximos dos años, la industria tiene que:

  • Poner en funcionamiento las nuevas capacidades de generación que están en construcción.
  • Proporcionar incentivos a los consumidores para reducir la demanda en los periodos
    de mayor consumo.
  • Mejorar los mecanismos a corto plazo que suministran la energía de una zona a
    otra.
  • Aumentar la capacidad de interconexión eléctrica europea.
  • Invertir en nuevas redes de distribución y mejorar los niveles de mantenimiento.

El Observatorio también identifica las soluciones a más largo plazo,
que son reconocidas por la Directiva Europea de la CE sobre seguridad
del suministro. Además de en la gestión de la demanda tendrían que
centrarse en la re-introducción de programas nucleares en algunos
países Europeos y en la posible revisión de las políticas de retirada
nuclear en otros. Finlandia y Francia han comenzado ya a invertir en la
nueva generación de plantas nucleares de Reactor Presurizado Europeo
(EPR).

Otras conclusiones clave detalladas en el Observatorio de Mercados Energéticos
Europeos de Capgemini incluyen:

  • Los derechos de emisión de CO2 se están negociando en mercados spot
    específicos y han subido rápidamente de 5 €/tonelada de carbón a
    alrededor de 20 €/tonelada a mediados de 2005 – estos inesperados altos
    precios impactarán positiva o negativamente en la cuenta de resultados
    de los agentes, dependiendo de su mix de generación y Permisos de
    Emisión.
  • El incremento de precios del crudo y el gas ha tenido un impacto en
    el precio mayorista de la electricidad, que aumentó de un 13 a un 20%
    del invierno 2003-04 al invierno del 2004-05 (un 13% de media ponderada
    de aumento de precios en el Mercado Energético Alemán EEX, 21% de
    incremento en el Mercado Energético Francés Powernext). Sin embargo,
    estos aumentos del precio mayorista, en general todavía no se han
    repercutido a los consumidores finales.
  • El Reino Unido ha pasado de ser el tercero más barato de Europa a
    ser el tercero más caro de entre los 10 países donde los clientes
    pueden cambiar de proveedor.

Lewiner concluye que: “La competencia o, en algunos países, la
existencia de tarifas reguladas, ha provocado que los suministradores
no repercutan el incremento del precio mayorista a los consumidores
finales. Este informe muestra que, en contra de las teorías económicas
simples de desregulación, el hito de apertura del mercado de Julio de
2004 todavía no ha provocado un abaratamiento de los precios minoristas
y tampoco ha desencadenado un número significativo de cambios de
suministrador. Lo cual enfatiza que los mercados de electricidad y gas
son diferentes de otros mercados de commodities al estar profundamente
influenciados por requerimientos de inversión y planificación a largo
plazo, así como por factores políticos”
.