Durante los tres últimos años, el 97% de las
compañías han experimentado grandes cambios en su entorno empresarial,
según el Informe de los CIOS realizado por Capgemini Consulting¹ entre
más de 300 Directores de Sistemas de las mayores empresas del mundo.
Entre los responsables de estas compañías, el 38% cree que los niveles
de TI (Tecnologías de la Información) de las empresas no proporcionan
la agilidad que ellos demandan, mientras que el 29% considera que las
TI actuales no pueden mantener el ritmo de cambios que experimenta el
mercado. Es importante resaltar que los CIOs de grandes empresas
españolas son más optimistas y 51% considera que los niveles de TI
proporcionan el nivel de agilidad de negocio suficiente. Por otra
parte, el 83% de los encuestados señala que es imprescindible agilizar
las TI para mejorar la capacidad global de respuesta de la
organización; un porcentaje que pone de manifiesto la situación de
riesgo frente a los rápidos cambios del entorno por la que atraviesan
numerosas compañías.

Las empresas encuestadas con mayor volumen de beneficios concedieron
igual nivel de importancia a las tecnologías de la información y a la
capacidad de las propias empresas para adaptarse a los cambios del
mercado. El 97 % de los CIOs de este tipo de compañías destacaron la
importancia de asociarse a otras empresas para conseguir el nivel de
cambio necesario.

La gran mayoría de los encuestados, el 93%,
estuvo de acuerdo en que la capacidad de adaptación de las TI
constituye un valor añadido para la empresa, aunque el 55% de los
mismos manifiesta que el modo en el que se gestiona actualmente no
permite el desarrollo de una tecnología suficientemente ágil.

Para el 49% de los encuestados a nivel mundial la clave para aumentar
la agilidad de las compañías está en el personal, un porcentaje que
supone casi el doble de los que apuesta por los procesos (27%) o por
los sistemas (24%). Esto sugiere que la agilidad comienza en el modo de
pensar de los empleados, y no en los procesos y sistemas que ejecutan.
Esta tendencia es diferente para los CIOs españoles, que sitúan los
procesos en una primera posición.

Christophe Mario,
Vicepresidente de Consulting Services de Capgemini España y responsable
de Business Information Strategy, comentó: “La agilidad en las TI
proporciona libertad a la empresa. Mientras muchos CIOs han creado una
función de TI capaz de adaptarse a un entorno empresarial muy
cambiante, a un gran número de ellos les preocupa no poder estar a la
altura. Las personas son la base para los cambios, así como un recurso
clave para lograr una ventaja competitiva. En este sentido, los máximos
ejecutivos de las empresas deben ser los que impulsen estos cambios,
sin embargo parece que aún hay que trabajar mucho en esta dirección
”.

Las
compañías de los mercados más volátiles son las más proclives a poner
en marcha acciones proactivas para hacer frente a los cambios. En este
sentido, se observa una clara correlación entre los entornos altamente
cambiantes, la agilidad y el rendimiento empresarial².

Por
último, todos los encuestados están de acuerdo en que para que una
empresa sea ágil es necesario realizar inversiones, que se
rentabilizarán mediante el aumento de los rendimientos empresariales y
las ventajas competitivas.

Sorprendentemente, el estudio
destaca el presupuesto como el factor menos importante para lograr
ciertos niveles de agilidad, de hecho sólo el 42% de los encuestados
identifica la reducción de costes como una barrera para conseguirla. En
lo que se refiere a la mejora de las operaciones, sólo uno de cada tres
encuestados considera que el outsourcing de las TI resulta crítico para
lograr la agilidad de las mismas, siendo la tendencia la misma para los
encuestados españoles. Por el contrario, las organizaciones que han
contratado externamente parte de sus funciones de TI, han experimentado
un grado superior de agilidad, lo que da una muestra de la utilidad del
outsourcing para conseguir mejores niveles de respuesta de la empresa.

Mario resume: “La
transformación de las empresas se está acelerando debido al aumento de
los requisitos legislativos, algo que se produce en todos los sectores
y regiones. Para mantener la competitividad en este entorno, las
empresas deben adoptar un planteamiento proactivo hacia los cambios. Si
cambian su filosofía hacia una basada en la privacidad del cliente y
centrada en dar una respuesta rápida a estos factores externos, las
empresas serán más ágiles y podrán responder a otros cambios externos.
Aquellas que asuman el control del cambio experimentarán una
competitividad sostenible y las que se resistan a él se verán obligadas
a adoptarlo a un alto coste
”.

Capgemini ha realizado las siguientes recomendaciones a las empresas:

o Adoptar una estrategia de TI basada en la privacidad del cliente

o Reinventar la organización de TI para mantener su agilidad

o Potenciar una buena gestión de las inversiones en IT

o Centrarse en recuperar la inversión realizada:

     -No centrar la estrategia de TI únicamente en el coste

     -Realizar un “business case” para lograr la agilidad

o Emprender acciones para conseguir la adaptación de las TI

     -Invertir y mejorar la preparación

     -Implement ar los procesos que aúnen negocios y TI

o Adoptar una cultura empresarial basada en SOA


1
Capgemini Consulting ha realizado un estudio entre 300 Presidentes de
Sistemas Informáticos de importantes organizaciones, en 21 países de
toda Europa –entre ellos España-, Norteamérica y Asia. Los ingresos
medios de las compañías entrevistadas son de 8.000 millones de euros,
con un presupuesto medio de 100 millones de euros en TI. En el estudio,
se investiga la agilidad de las TI y de la empresa (lo que se define
como la adopción de un planteamiento proactivo hacia los cambios en el
entorno).

2 Gráfico rendimiento empresarial/agilidad