El camino hacia la superinteligencia artificial (ASI)

Publish date:

La inteligencia artificial (AI) está en pleno proceso de evolución para conseguir alcanzar lo que se denomina el segundo nivel de AI o AGI. En este nivel se entiende que la inteligencia de cualquier máquina tiene que ser capaz de llevar a cabo cualquier acción que lleve a cabo una mente humana. El siguiente paso […]

La inteligencia artificial (AI) está en pleno proceso de evolución para conseguir alcanzar lo que se denomina el segundo nivel de AI o AGI. En este nivel se entiende que la inteligencia de cualquier máquina tiene que ser capaz de llevar a cabo cualquier acción que lleve a cabo una mente humana.

El siguiente paso sería la ASI o superinteligencia que nos superaría con creces. En este proceso se abren múltiples caminos de cómo llegar a conseguirlo, desde conseguir mediante ingeniería inversa reproducir el cerebro humano lo cual conlleva saber cómo este funciona en su totalidad hasta simular el desarrollo del mismo.

Esta última opción podría ser la más acertada, ya que nuestro cerebro no es un órgano fijo en cuanto a conexiones cerebrales, existe el proceso denominado plasticidad neuronal, especialmente activo durante la niñez y la adolescencia en el cual determinadas áreas cerebrales pueden expandirse o decrecer dependiendo de los estímulos que reciba el cerebro o el uso que tengan. Es por ello que es tan recomendable que los niños se expongan a todo tipo de actividades culturales, idiomas, deportes… para poder desarrollar al máximo sus capacidades.

Un equivalente en un ordenador, sería crear una red neuronal primitiva y permitir que ella misma se fuese modificando por un lado ella sola, pero luego mediante la interacción con otros ordenadores o incluso con humanos. No hay que olvidar, que una parte importante de nuestra evolución como especie se debe a que en un punto determinado de la prehistoria formamos comunidades y desarrollamos el lenguaje para comunicarnos entre nosotros. De hecho uno de los caminos que plantean los expertos es dejar que la propia AI cree más AI, o que se mejore a sí misma, lo que se denomina singularidad.

Muchos expertos auguran que no tardaremos muchos años en llegar a la AGI, por ejemplo Raymond Kurzweil experto en singularidad cree que se conseguirá en 2020. Lo que sí es cierto es que en la actualidad se está trabajando en grandes desarrollos cuando se mezcla inteligencia artificial con inteligencia humana. Este año veremos cómo avanzan los trabajos en el uso de los sensores neuronales que son capaces de conectar diversas partes de nuestro cuerpo incluyendo nuestras ondas cerebrales con programas de ordenador. Es claramente un primer paso para la unión entre AI y cerebro humano, y su primera aplicación será el mercado Gamer, pero al igual que los exoesqueletos protegen ya a los trabajadores de Seat en España, dentro de unos años podremos tener gadgets que potencien nuestra memoria y aprendizaje o nos ayuden en tareas complejas. O por qué no, en casos de lesión poder llegar a sustituir a las partes dañadas y recuperar funcionalidades, como ya ocurre con los implantes cocleares.

Para mí el punto álgido de la IA se alcanzará cuando, además de realizar tareas mecánicas, las máquinas sean capaces de expresar emociones. Si tratamos de analizar nuestros sentimientos desde un punto de vista bioquímica, no son más que la activación de ciertas partes de nuestro cerebro unido a la descarga química de ciertos neurotransmisores y la propagación de estímulos eléctricos. Todo ello no parece que sea algo imposible de alcanzar en un futuro, si lo pensamos detenidamente.

Post relacionados

digital marketing

SEO y SEM, una alianza ganadora

Carlos Mora de la Cruz
Date icon 21 Agosto, 2018
Collaboration

Los bancos y FinTechs colaboran a través de diferentes enfoques de participación

Elias Ghanem
Date icon 9 Agosto, 2018

Each collaboration uniquely satisfies the specific needs of its participants and is built on...

asistentes voz

Personalidad para los asistentes emocionales

Puchades Ruiz, Consuelo
Date icon 27 Julio, 2018

El diseño de la personalidad de un asistente debe apoyarse en la investigación. Hay que...

cookies.

Si continúas navegando en esta página, aceptas el uso de cookies

Para obtener más información y para cambiar la configuración de las cookies en tu ordenador, por favor lee nuestra política de privacidad

Cerrar

Cerrar información sobre cookies