La tecnología está jugando un papel clave en la evolución del mercado de trabajo. Hablar hoy de redes sociales y empleo es hablar en gran medida de Linkedin. En mi encuentro con su responsable en España —la carismática Sarah Harmon— tuve la oportunidad de hablar y comprender más a fondo las virtudes y el potencial que compañías como Linkedin tienen en la era de la transformación digital.

 

Las empresas pueden servirse de herramientas como Linkedin, por un lado, para desarrollar una estrategia de employer branding que contribuya a la creación de marca dentro de la propia organización. Por otro lado, para buscar el talento, cada vez más cotizado y difícil de encontrar ,y para facilitar actividades de formación sin limitación .

Coincidí plenamente con ella en el reto que afronta la alta dirección, que debe ser consciente del cambio de paradigma y de que, para adaptarse a la era digital, debe cambiar su forma de gestión.

Adaptarse a las nuevas generaciones que entran a trabajar en la empresa implica un cambio cultural tremendo —como decimos en tecnología end-to-end—, y es desde los cargos de dirección desde donde tiene que acometerse este cambio.

Sarah, muy acostumbrada a trabajar con las generaciones más jóvenes tanto fuera como dentro de Linkedin, me comentó que “los millennials consumen de forma diferente y se comunican de forma distinta, realmente buscan proyectos que les motiven, con flexibilidad e independencia”.

Compartí con ella mi parecer sobre lo que supone este reto particular para las empresas de “la vieja guardia”, que están habituadas a trabajar en un entorno donde no se comparte información y ambos concordamos es a este aspecto al que deben atender  para no perder competitividad y adaptarse realmente a los nuevos tiempos.

Podéis leer más sobre mi charla con Sarah Harmon en el artículo publicado en la revista de la APD. Artículo completo aquí